Playa

Los Cabos, lejano encuentro

Texto y fotos: Anel Fernández

©VRI

 

     Dos mares unidos por la playa de los Amantes   

 

Baja California Sur empieza en el Paralelo 28 de la península de Baja California, al oeste de México. Es un desierto subtropical que garantiza 350 días soleados con un clima cálido durante todo el año, baja humedad y brisa fresca.
El corredor turístico de Los Cabos se sitúa en el extremo sur, donde se encuentran el Océano Pacífico y el Mar de Cortés. Aquí todo gira alrededor del turismo, tan solo un dato: en 1973 había 3.000 habitantes en Cabo San Lucas, hoy sobrepasan los 100.000.

 

LA LLEGADA DE HOLLYWOOD

Cena Privada

La mayoría de los visitantes de Los Cabos son norteamericanos, San Francisco está a menos de dos horas en avión, de hecho fueron Hollywood y sus estrellas los descubridores. En 1950 el cineasta Gil Powell compró un terreno al norte de San José del Cabo. Como iba a menudo a Africa para rodar escenas de animales los locales le llamaron “El Leonero”, en 1967 abrió el rancho (hotel) El Leonero. Fue el principio del descubrimiento de BCS como destino turístico de élite. Powell invitaba a sus amigos de Hollywood a pescar (Los Cabos es uno de los mejores destinos del mundo para la pesca deportiva, famoso por la concentración de pez espada y pez vela, y es conocido como “La Capital Mundial del Marlin.”) y a relajarse en su rancho, por allí pasaron Bing Crosby, Errol Flynn y John Wayne. Ahora tienen casa propia George Clooney, Cindy Crawford, Leonardo DiCaprio, Bill Gates
Hay hoteles de todo tipo, pero en Los Cabos se encuentran los resorts más exclusivos, con acceso controlado por barreras y huestes de guardias de seguridad. Sin miradas ni preguntas, con habitaciones que no bajan de 300 dólares la noche, y que alcanzan los 3.000. Servicios como asistente personal o cena privada romántica sobre la playa (460 $) que ofrecen el hotel Capella Pedregal. En el hotel Esperanza se han alojado Paul McCartney, Bono (de U2) y Bardem y Penélope Cruz. En otros tienen prohibido decir nombres de huéspedes.

LOS CABOS

Arco

Desde San José hasta Cabo San Lucas hay 32 kilómetros, en ese corredor bordeando la costa hay playas de arena limpia y aguas claras, con zonas para hacer surf, o para pasear y nadar, si bien no está aconsejado el baño en algunas zonas debido a sus fuertes corrientes.

Cabo San Lucas es la ciudad de la diversión. Se abre en una hermosa bahía, pueblo de pescadores convertido actualmente en objetivo de turistas buscando fiestas nocturnas en locales abarrotados de música a tope. Poseedor se unas aguas pletóricas de preciadas especies como el pez vela, pez espada o marlin negro, que atraen a la élite internacional de expertos en pesca deportiva.  Ciudad rodeada de dos mares, al norte el Océano Pacífico y sus playas de fuerte oleaje, al este el Mar de Cortés, más tranquilo y accesible. Yendo hacia las playas del Pacífico desde el final del Paseo de la Marina llegaremos al lugar de paso de las ballenas que entre enero y marzo acuden a tener a sus crías.Alguna de esas playas sirvió de escenario para el rodaje de Troya. Al otro lado, ya en el mar de Cortés, nos dirigimos a La Marina, lugar de salida al enclave icono identificador de Los Cabos como destino turístico: El Arco.
Hasta El Arco podemos acercarnos únicamente por mar, es una roca situada al final de un pequeño cabo, Finisterra, que cierra la bahía en el que se unen los dos mares. Una "panga" con fondo de cristal nos llevará y tendremos 3 horas para bañarnos en las playas que están a su lado.

San José es la ciudad de los artistas, ciudad colonial y tranquila, a 12 kilómetros del aeropuerto. Desde Cabo San Lucas la carretera muestra la enorme playa de El Médano, donde practicar todo tipo de deportes acuáticos, luego Playa Chileno, para ver peces tropicales haciendo snorkel, y Playa Costa Azul (km. 28) punto de encuentro de surfistas, con zonas para expertos y para novatos. Llegando a San José podemos ir a nadar con delfines en piscinas al aire libre (Dolphin Discovery) y pasear por la acogedora ciudad. El Palacio Municipal (Boulevard Mijares) de estilo colonial es el corazón, a su alrededor aparecen al atardecer los puestos de comida, bebida y dulces. Cerca está la Misión de San José, construida en 1.730 por los jesuitas, paseando encontraremos innumerables

TODOS SANTOS

California

El  norte de Los Cabos merece una visita, en todos los hoteles del Corredor encontramos agentes de empresas que ofrecen todo tipo de excursiones.
Todos Santos queda a 73 kms. de Cabo San Lucas, está clasificado como “Pueblo Mágico” reconocimiento de Turismo de México a quienes habitan y han sabido guardar la riqueza cultural e histórica de su localidad. Su situación le proporciona un clima templado que atrae a creadores en busca de una atmósfera apacible. hay más de 20galerías de escultura y artes plásticas, además de artesanos locales que gustan de interpretar el tema de la muerte (tan presente en la cultura mexicana) con una buena dosis de humor.
Fundado en 1733 como la Misión de Santa Rosa, por el padre Segismundo Taraval. Es un pueblo pequeño, de bellas casas estilo coloniall, en cuyo centro se levanta el edificio blanco de la Misión de Nuestra Señora del Pilar (1724).  Pero cien metros calle abajo llegaremos a lo más visitado por el turismo: el Hotel California.
La ya mítica canción de los Eagles en los años setenta creó la leyenda. Según los seguidores del mito, la letra de la canción describe con minuciosidad las particularidades de este hotel en Todos Santos, como que está cerca de una Misión (“Nuestra Señora del Pilar” a sus espaldas) o que tiene una carretera al desierto (“On a dark desert highway...”). Ahora es un pequeño hotel “con encanto” de 11 habitaciones cuya clientela es en un  80%  norteamericanos.. ¡Ah! El autor de la letra de la canción, Don Henley, reconoció que jamás estuvieron en el Hotel California ni se refirieron a él… En todo caso merece una visita.

LA PAZ Y LAS PERLAS NEGRAS

La Paz

“«A la diestra mano de las Indias ovo una isla llamada California ... la cual fue poblada de mugeres negras sin que algún varón entre ellas oviese ... de valientes cuerpos y esforçados y ardientes coraçones, y de grandes fuerças ... las sus armas eran todas de oro, que en toda la isla no havía otro metal alguno»”

Las Sergas de Esplandián, (Garci Rodríguez de Montalvo, 1510)

La imaginación del autor de este libro de caballerías, tan conocido en su época que fue traducido al francés e inglés, fue fuente de inspiración para los soldados españoles, que buscaron aquel mítico lugar llamada California.

Más de veinte años después,  en 1533,  Hernán Cortés envió una nave, “La  Concepción”, en busca de la tierra de leyendas.  Los indios mataron  a la mitad de sus soldados,  los supervivientes relataron a Cortés un nuevo descubrimiento: la isla estaba llena de enormes perlas negras. Razón suficiente como para que el propio Cortés arribara en 1535 en la que llamaron Isla de Las Perlas, la actual bahía de La Paz.
En el siglo XVIII la Misión de Loreto administraba los criaderos de ostras perlíferas. Los recolectores buceaban a pulmón para extraer sus perlas,  las 5 mejores se distribuían así: la mejor era para la Virgen de Loreto, la siguiente para la Misión, la tercera para el padre de la Misión,  la cuarta para el propio buceador y la última para el lanchero. De ahí que se diga “Te doy hasta las perlas de la virgen”. Las perlas tenían un valor apreciativo en Europa mayor que el oro. La industria perlera llega a producir al año, a principios de siglo pasado, un millón de perlas de tono gris con matices oscuros y brillo inigualable que son conocidas en todo el mundo como “perlas negras de California”.

La Paz es la puerta de entrada al Mar de Cortés, capital del Estado de Baja California Sur. Dista 83 kilómetros de Todos Santos. Es una ciudad cosmopolita, cuyo eje es un precioso malecón de 2,5 kilómetros en el que todo el mundo se mueve, familias de paseo a mediodía,  gente “guapa” al anochecer, o chavales practicando skate junto al kiosco del muelle de la Reina. Como todo el Estado, goza de un alto nivel de seguridad en sus calles.
Visitamos el centro histórico, presidido por la Catedral de Nuestra Señora de La Paz , levantada sobre la antigua misión jesuita en 1.865. Y un curioso Museo Comunitario de la Ballena Gris, que exhibe un esqueleto de 12 metros, y es centro de estudios sobre esos cetáceos.
Las hermosas playas de La Balandra y El Tecolote se encuentran al norte, a 15 minutos en autobús desde la estación en el malecón.

 

  SUGERENCIAS

EL ARCO EN KAYAK

La mejor opción de llegar al Arco es ir en kayak, un agradable y fácil paseo apto para principiantes. El kayak nos da laoportunidad de rodear la punta del cabo, entrar en el Pacífico y ver el Arco desde aquel lado. Junto a él vive una colonia de leones marinos, que podremos observar a cierta distancia, ya que allí el mar rompe con fuerza. A la vuelta desembarcamos en la playa de Roca Pelícano, donde podremos hacer snorkel para ver su vida submarina y, luego, visitar la más famosa de las playas de Los Cabos, la playa de Los Amantes, así llamada porque comunica los dos mares, en doscientos metros de arena pasaremos de las aguas del Cortés a las del Pacífico, dicen que, en días de terribles huracanes, se han llegado a unir. Aunque hay una leyenda que afirma que el nombre se debe a que era un lugar frecuentado por parejas de amantes antes de que llegara el turismo.

Baja Outback www.bajaoutback.com

NADAR CON LOBOS MARINOS

Los Islotes

El oceanógrafo Jacques Cousteau dijo que el Mar de Cortés en La Paz es "el acuario del mundo": Arrecifes de coral, delfines, orcas, mantarrayas gigantes, tiburones ballena, lobos marinos… en él viven el 82 por ciento de las especies del Pacífico, entre ellos la ballena azul, el animal más grande del planeta, además de alguna especie endémica, como la vaquita marina.

La mejor de las excursiones que podemos hacer desde La Paz es visitar las islas del Parque Nacional Espíritu Santo. En 2.005 fueron declaradas Patrimonio Mundial de La Humanidad bajo la denominación de "Islas y áreas protegidas del Golfo de Baja California". Embarcamos a primera hora hacia las siete islas del archipiélago, en menos de dos horas llegamos a la más lejana, dejando atrás costas vírgenes de arena y roca. Llegamos a Los Islotes, pequeña isla habitada por una numerosa y apacible colonia de lobos marinos. Es el momento de ponerse las aletas y gafas, ya en el agua nuestro guía nos acerca a las rocas donde toman el sol las hembras, nos avisa que aparecerá el macho dominante para que no pasemos del límite que él impone. Así es, un enorme animal emerge de pronto ante nuestras narices mojadas impidiendo el paso y emitiendo sonoros avisos.

Eso es todo, a partir de entonces podemos nadar y bucear libremente, es el punto de partida de la aparición de los jóvenes lobos marinos, aparecen por todas partes a nuestro alrededor, curioseando sin miedo de nuestra presencia. En ningún lugar del mundo ocurre esto.

A la vuelta paramos a comer en la ensenada grande de la playa 3, un lugar de cine, solitario. Allí podemos trepar a lo alto de la roca que lo rodea para observar lo maravilloso del paisaje.

Fun Baja. www.funbaja.com. Excursión de todo el día, 105 dólares.

 

 

QUÉ COMER Y BEBER

En el jardín deL restaurante “La Coronela” del hotel California podemos comer unas  “Quesadillas Mar y Tierra” ( 165 pesos) acompañadas de un mojito (60 pesos) escuchando la buena música de los Eagles.

La comida en Los Cabos y La Paz coincide con la gastronomía mexicana, si bien hay algunas peculiaridades.
Pescado y marisco están muy presentes en su cocina. Las quesadillas aquí las podemos tomar de marlín ahumado, los tacos se hacen de camarón (gambas), al igual que el cebiche, que también podemos probar de huachinango (una especie de enorme cabracho). Hay unas almejas chocolata (tremendamente grandes) y se puede comer la mantarraya, además de langosta y pulpo.

También debemos probar las arracheras, como la de cuitlacoche con frijoles refritos y chipotle. Traducido es un plato que combina carne de res con hongos, frijoles y chile picante.
Hay que tener cuidado con los chiles, son muy picantes para nosotros, el rey es el chile habanero.
GuacamoleEl guacamole no puede faltar, el que sirven en el restaurante La Playa del hotel Westin es excelente.
En las calles podemos encontrar coloridos carritos con vendedoras que ofrecen elotes, que son mazorcas de maíz dulces, muy populares en la Baja California. También venden esquites, o antojitos mexicanos, granos de maíz guisados con chile chipotle, queso o limón. Y chicharrones, cortezas de cerdo con tomate y chile serrano.

Las bebidas son también únicas:
El rey es el tequila. En cualquier esquina encontraremos lugares que ofrecen probarlo gratis. En el centro comercial Puerto Paraíso, en Cabo San Lucas, Jesús Daniel Salgado (Hacienda Tequila) nos mostrará alguno de sus 500 diferentes tequilas. A partir de 200 pesos el más natural, pasando por el reposado hasta el añejo, envejecido en barrica como el coñác. El tequila de verdad es el que contiene el 100% de agave en su composición.

Los mojitos y las margaritas son también apetecibles cuando el calor aprieta. Al igual que el clamato, combinado de cerveza con un jugo de tomate con almejas del cual toma su nombre. Y mención especial para la damiana, bebida tonificante a la que los indios atribuían propiedades afrodisíacas. Se extrae de las hojas de la damiana, planta originaria de la Baja California.

     DÓNDE DORMIR

Hay un rosario de lujosos y exclusivos hoteles entre San José y Cabo San Lucas, enclavados lejos de ruidos y miradas:

MatriculaOne & Only Palmilla www.palmilla.oneandonlyresorts.com
Capella Pedregal www.capellahotels.com
Las Ventanas al Paraíso www.rosewoodhotels.com/sp/lasventanas
Esperanza Resort www.esperanzaresort.com
The Westin Resort & Spa www.starwoodhotels.com
ME Cabo http://es.melia.com
El Encanto Inn. Pequeño hotel de solo 28 habitaciones. En el distrito del arte de San José, rememora una hacienda mexicana, perfecto para quienes prefieran un alojamiento en la ciudad, más económico pero sin renunciar a comodidades. www.elencantoinn.com

En Todos Santos: Hotel California www.hotelcaliforniabaja.com

En La Paz: CostaBaja Resort  www.costabajaresort.com

DE COMPRAS

En San José:

Tiendas de artesanía (Sol Dorado, Boulevard Mijares, 33), joyerías donde comprar una perla negra (Ópalos de México, calle Hidalgo,1) y restaurantes (La Panga Antigua, calle Zaragoza, 20).

Justo detrás de la Misión entraremos en el Art District, barrio en el que se han reunido artistas locales y extranjeros, 16 galerías de arte que quieren convertir la ciudad en un centro cultural (www.artcabo.com). Al atardecer de los viernes es probable que algún pintor invite a los visitantes a tomar un tequila en su estudio-galería.

 

INFORMACIÓN

www.visitmexico.com.
www.explorebajasur.com.
www.visitaloscabos.travel.
www.todossantos.cc.
www.golapaz.com/esp
Actividades:
www.terramardestinations.com.
www.funbaja.com.
www.bajaoutback.com

   IR ARRIBA

©Diseñado y desarrollado por Estudio VRI (913 73 53 15)